Funciona la colaboración publico-privada.

Aunque algunos sigan creyendo, a pesar de cuantos ejemplos negativos tenemos y hemos tenido, que lo público es lo mejor, la panacea vamos, para que las cosas funcionen, lo cierto es que en ocasiones – como acabamos de vivir en Jerez – la colaboración entre ambos conceptos, es decir, público y privado, suele funcionar siempre, con resultados positivos mas que evidentes, evitando por un lado, como es el caso, que las administraciones tengan que gastar mas de la cuenta y sobre todo cuando no pueden, por estar las arcas exhaustas, y posibilitando que quienes arriesgan su capital, su trabajo y su prestigio, finalmente obtengan beneficios…Generando riqueza, en una palabra.

Digo esto, basándome en lo ocurrido con la llamada “Feria de la Vendimia” que dias pasados ha tenido lugar en la Alameda Vieja, que ha resultado un éxito multitudinario y cuya ampliación ya se solicita por todos – o casi todos – para el año próximo, mientras que en ocasiones precedentes, cuando desde el Ayuntamiento y con otros administradores se intentó llevarla a cabo, cuando no resultó un intento fallido fué sin duda una iniciativa bastante cutre.

Podría poner aquí otros muchos ejemplos de lo positivo y conveniente que resulta esa cooperación de la iniciativa privada y la acción pública de las administraciones municipales, de las autonómicas o de las estatales, de las que un buen ejemplo se encuentra sin duda en las primeras autopistas con que contó nuestro país, que posiblemente de otro modo o no se hubieran hecho o se habrían construido muchos años mas tarde, pero ello me llevaría a rebasar los límites autoimpuestos de este blog, pero me limito a resaltar el feliz resultado de la ya mencionada “Feria de la Vendimia” como confirmación de lo que anteriormente digo.

Esperemos que dejando a un lado sesgos ideológicos, vayamos dando pasos en nuestro país hacia esta necesaria colaboración de lo público y lo privado, que sin duda – con las cautelas que se quiera – puede ser el comienzo de un nuevo marco de iniciativas que eviten despilfarros, garanticen servicios y redunden en beneficio de todos nosotros por eficacia y ahorro…

No todo lo público, por principio, es bueno ni todo lo privado lo contrario.

Publicado por Andrés L. Cañadas en 6:06 PM

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. Más información.

Esta página web utiliza cookies para ofrecer la mejor experiencia de navegación posible y conocer la utilización de la misma. Si sigues utilizando esta web sin cambiar los ajustes de tu navegador, aceptas su utilización. Haciendo clic en "Aceptar" mejorará la navegación.

Si deseas más información, lee nuestra Política de Cookies

Cerrar